¡Hola! Mi nombre es Fernando Villaronga; me he formado y especializado como artista y profesional de la voz, logrando alcanzar mi sueño de la infancia de ser cantante, músico y compositor; escribir mis propias canciones, grabarlas y lanzarlas, para poder compartir el mensaje de mi vida con las personas. Además de eventualmente decidir prepararme y desarrollarme en otras áreas del arte y la comunicación, logrando convertirme en actor de doblaje, actor de voz y locutor comercial; pasiones que también guardaba en mi corazón durante mi niñez, aun sin tener consciencia de ello.

Nací en Santiago de Chile un 3 de marzo de 1991, e inspirado por la vida y obra de la mejor banda musical de todos los tiempos, The Beatles, comencé a soñar con un futuro en el que también fuera capaz de subirme a un escenario a cantar canciones escritas por mí, para lograr llegar al corazón de las personas a través de la música y los pensamientos que quería compartir.

Durante muchos años llegué a jugar utilizando mi cama como escenario, imaginando que cantaba mis propias canciones, aun sin existir, para mis juguetes y peluches; mi público de aquel entonces.

Nací en Santiago de Chile un 3 de marzo de 1991, e inspirado por la vida y obra de la mejor banda musical de todos los tiempos, The Beatles, comencé a soñar con un futuro en el que también fuera capaz de subirme a un escenario a cantar canciones escritas por mí, para lograr llegar al corazón de las personas a través de la música y los pensamientos que quería compartir.

Durante muchos años llegué a jugar utilizando mi cama como escenario, imaginando que cantaba mis propias canciones, aun sin existir, para mis juguetes y peluches; mi público de aquel entonces.

Recién a los 14 años comencé a aprender a tocar guitarra, observando a algunos de mis compañeros de colegio que lo sabían hacer muy bien, y al año siguiente, luego de ver el episodio «El Fan Número 1» de Drake & Josh, en el que Drake interpreta su canción «Down We Fall», para Wendy, decidí que también era capaz de hacerlo y entonces escribí mi primera  canción: «Dejar de Amar (Quizás)».

A los 17 años comencé mis estudios de música con el objetivo de profesionalizarme y continuar avanzando incluso por un camino sin huellas en frente de mí para guiarme, con el objetivo de alcanzar mis sueños. En ese momento creía y sentía que la vida del adolescente que había sido víctima de las circunstancias por tanto tiempo, empezaba a quedar atrás, debido a que pensaba que al estar rodeado por maestros, compañeros, ambientes y otras situaciones exteriores relacionadas con mi sueño, todo iba a cambiar, pero aún había tanto que no entendía y que no lograba ver, porque mis creencias en torno al amor, la felicidad, la calma, la paz y la plenitud continuaban enfocadas afuera, en lugar de darme cuenta que todo lo que necesitaba siempre había estado dentro de mí mismo.

A los 17 años comencé mis estudios de música con el objetivo de profesionalizarme y continuar avanzando incluso por un camino sin huellas en frente de mí para guiarme, con el objetivo de alcanzar mis sueños. En ese momento creía y sentía que la vida del adolescente que había sido víctima de las circunstancias por tanto tiempo, empezaba a quedar atrás, debido a que pensaba que al estar rodeado por maestros, compañeros, ambientes y otras situaciones exteriores relacionadas con mi sueño, todo iba a cambiar, pero aún había tanto que no entendía y que no lograba ver, porque mis creencias en torno al amor, la felicidad, la calma, la paz y la plenitud continuaban enfocadas afuera, en lugar de darme cuenta que todo lo que necesitaba siempre había estado dentro de mí mismo.

Años más tarde, decidí especializarme en otras áreas de la voz, participando en diversos cursos, talleres y workshops de doblaje, actuación de voz y locución comercial. Lo que me permitió desde 2016, tener la gran oportunidad y el honor de formar parte de importantes elencos de actores de voz en series nacionales como «Mi Perro Chocolo», «¡Upa, Chalupa!» y «Cobrenautas», además de poder participar como actor de doblaje interpretando personajes adicionales en proyectos internacionales, debutando en «Living Waters», para luego trabajar en «Probad y Ved», en la telenovela turca «Kızım», y también en el drama surcoreano «Un lugar en tu corazón»

Asimismo, fue un gran sueño hecho realidad, haber participado en el doblaje chileno del anime japonés «Detective Conan», realizado en 2017, para ser transmitido por el canal ETC…TV. En ese entonces, nunca me hubiera imaginado que algún día lograría trabajar en una serie que también disfruté y me hizo feliz durante mi niñez. Lo mismo que sentí un año más tarde, cuando conocí y el Universo me regaló la dicha de trabajar codo a codo y voz a voz junto a Laura Olazábal y Jorge Araneda, actores de doblaje chilenos con los que crecí, y en ese momento pude forjar una hermosa relación de amistad.

A finales de ese mismo año, fui escogido a través de castings anunciados por 315 Play, para interpretar a varios personajes de proyectos de animación realizados por estudiantes de la carrera de Animación Digital de la Universidad Mayor. Entre ellos a Shiba de «Magic Shiba Squad», Howard de «Strange Valley» y Tom de «Etherland», proyecto que fue elegido por ejecutivos de Cartoon Network Latinoamérica como mejor pitch en el Festival de Chilemonos.

Años más tarde, continué participando en dichos castings, consiguiendo participar y ser seleccionado, para interpretar a otros personajes como Logan de «Logan Mars» y Milo de «Good Bois» en 2020.

Años más tarde, decidí especializarme en otras áreas de la voz, participando en diversos cursos, talleres y workshops de doblaje, actuación de voz y locución comercial. Lo que me permitió desde 2016, tener la gran oportunidad y el honor de formar parte de importantes elencos de actores de voz en series nacionales como «Mi Perro Chocolo», «¡Upa, Chalupa!» y «Cobrenautas», además de poder participar como actor de doblaje interpretando personajes adicionales en proyectos internacionales, debutando en «Living Waters», para luego trabajar en «Probad y Ved», en la telenovela turca «Kızım», y también en el drama surcoreano «Un lugar en tu corazón»

Asimismo, fue un gran sueño hecho realidad, haber participado en el doblaje chileno del anime japonés «Detective Conan», realizado en 2017, para ser transmitido por el canal ETC…TV. En ese entonces, nunca me hubiera imaginado que algún día lograría trabajar en una serie que también disfruté y me hizo feliz durante mi niñez. Lo mismo que sentí un año más tarde, cuando conocí y el Universo me regaló la dicha de trabajar codo a codo y voz a voz junto a Laura Olazábal y Jorge Araneda, actores de doblaje chilenos con los que crecí, y en ese momento pude forjar una hermosa relación de amistad.

A finales de ese mismo año, fui escogido a través de castings anunciados por 315 Play, para interpretar a varios personajes de proyectos de animación realizados por estudiantes de la carrera de Animación Digital de la Universidad Mayor. Entre ellos a Shiba de «Magic Shiba Squad», Howard de «Strange Valley» y Tom de «Etherland», proyecto que fue elegido por ejecutivos de Cartoon Network Latinoamérica como mejor pitch en el Festival de Chilemonos.

Años más tarde, continué participando en dichos castings, consiguiendo participar y ser seleccionado, para interpretar a otros personajes como Logan de «Logan Mars» y Milo de «Good Bois» en 2020.

Con relación a mi carrera musical, tardé 12 años en lanzar mi primer álbum titulado «Un Camino Sin Huellas»; tal vez por mi falta de contactos, de experiencia o simplemente por no tener las herramientas adecuadas. Lo cierto es que creo firmemente, que la verdadera diferencia fue el cambio de mentalidad. Dejar de intentar producirlo y lanzarlo, y empezar esta vez a hacerlo realmente, haciéndome 100% responsable. Filosofía que aprendí de mis mentores de crecimiento personal, cuya luz llegó a mi vida en noviembre de 2015 de la mano del exitosísimo locutor, conductor de televisión y conferencista mexicano, Marco Antonio Regil, quien sembró en mí el interés genuino por querer crecer, superarme a mí mismo y mejorar como persona cada día un poco más. Además de ayudarme a tomar consciencia sobre la importancia de avanzar por el camino de la escuela del hacer, aun sin tener la garantía de no fallar en el intento, pues muy por el contrario a lo que se nos ha enseñado, equivocarnos es parte fundamental, para alcanzar el éxito.

Entre las enseñanzas que él ha aprendido de sus propios mentores de crecimiento personal y que comparte con la comunidad hispana está la siguiente:

«Mi realidad externa, es el reflejo de mi realidad interna».

Dicha lección rompió mi paradigma de creer que necesito «tener», para poder «hacer» y finalmente conseguir «ser», pues muy por el contrario, primero debemos «ser», para luego entonces «hacer», y sólo como una consecuencia, al final «tener».

Dicen que cuando el estudiante está listo, el maestro aparece, y no es casual que después de la llegada de Marco a mi vida, comenzaran a aparecer más mentores de crecimiento personal en mi camino, como Enrique Delgadillo, Juan Diego Gómez, Yokoi Kenji Díaz, Tuti Furlán, entre otros, quienes me han inspirado y motivado a ser un aprendiz eterno, con el objetivo de seguir transformándome cada día, para ser una mejor versión de mí mismo. En consecuencia, a lo largo de todos estos años, todo lo que he conseguido en mi vida, se lo debo al hecho de estar dispuesto a trabajar en mí mismo primero, porque aprendí y entendí que cualquier cambio o meta que quiera materializar en mi mundo externo, debo construirlo en primer lugar en mi interior.

Por esta razón, mi misión y mi propósito de vida, mientras esté presente en esta tierra, es compartir este mensaje de superación y transformación a través de la historia que cuento por intermedio de mis canciones, y con el favor del Universo, también espero hacerlo con la ayuda de mi voz, mediante cualquiera de mis trabajos actuales y futuros.

Las ansias de continuar perfeccionándome como profesional, aun durante la pandemia de COVID-19, me llevaron a realizar un taller intensivo de actuación en la productora, agencia y escuela Casting Studio de Costa Rica, impartido por la actriz internacional argentina Adriana Togneri, dividido en dos bloques cursados entre noviembre de 2020 y septiembre de 2021. Además, durante agosto de ese último año, y con la misma finalidad de seguir puliendo mi interpretación como actor, participé en prácticas de doblaje, bajo la guía del actor de doblaje chileno Rodrigo Saavedra.

Tiempo después, en 2022, luego de 4 años de búsqueda y espera, finalmente logré participar en uno de los talleres del actor de doblaje y locutor comercial mexicano Mario Filio; el taller de prácticas de géneros de locución comercial, donde aprendí y reforcé mis habilidades como profesional en cada uno de los géneros de este arte, guiado por él mismo, quien además, entre todos los conocimientos que compartió con la clase, reveló lo siguiente:

«Lo que se siente se tiene que ver, y lo que se ve se tiene que escuchar».

Reforzando la idea aprendida durante mis primeros años de estudio en torno a esta especialidad, cuya premisa afirmaba que la voz es el resultado de un todo: la respiración, las emociones, los gestos, el cuerpo y los movimientos que hacemos al interpretar, pues no se trata sólo de leer y hablar frente al micrófono. En realidad hay que tener en cuenta que cuánto más cómodo y real sintamos lo que estamos comunicando, más cómodo y real lo percibirán los demás; del mismo modo, mientras más incómoda y falsa notemos nuestra propia interpretación, las personas que nos escuchen también lo sentirán.

En Octubre de 2022, la Tuti visitó Chile, para realizar una conferencia titulada «Rediseña Tu Presente», a la que asistí con ansias de continuar aprendiendo, y por supuesto con la ilusión de lograr conocerla personalmente. Una de las lecciones que compartió en ese momento, planteaba que la única manera de asegurarnos que mañana seamos las personas que queremos ser, es siéndolo hoy mismo.

Otra enseñanza que atesoré de la conferencia, fue el hecho de reflexionar y preguntarme a mí mismo: ¿Qué es lo que estoy practicando con mayor frecuencia? ¿La gratitud o la queja? Es una observación muy importante, porque entendí que finalmente nos haremos expertos en aquello que practiquemos con mayor frecuencia.

Al finalizar el evento, la Tuti regaló dos copias de sus libros; una de «Vivir a Colores» y otra de «Feliz vida imperfecta», como premio a quienes habíamos sido «los primeros valientes», como dijo ella, en decidir levantar la mano y participar de manera activa durante la conferencia.

Así fue como me firmó y regaló «Feliz vida imperfecta», finalizando una de las jornadas presenciales más constructivas y enriquecedoras que viví, después de tanto tiempo de encierro durante la pandemia. Compartir junto a su familia y a todos los que nos quedamos hasta más allá del final, disfrutando de más sonrisas, conversaciones, abrazos y mucha energía positiva, logró que creáramos más momentos inolvidables.

Aquel día, ella se convirtió en la primera de mis mentores de crecimiento personal, a la que pude abrazar y agradecer frente a frente su impacto en mi vida. Desde entonces, estoy seguro que podré llegar a hacerlo con todos y cada uno de ellos.